News & Media - Últimas Noticias


Las empresas deben recuperar la credibilidad perdida ante la sociedad: trabajar la ética corporativa es clave


El desarrollo de las tecnologías y el aumento de las expectativas sociales que se lleva dando en los últimos años, han resaltado la necesidad de una mayor exigencia en cuestiones de integridad y transparencia en el mundo empresarial. Cabe mencionar que la inminente reforma del Código Penal obligará a todas las empresas españolas a crear un Programa de Cumplimiento Normativo y para ello será fundamental la implementación de un Código Ético.


Ante este panorama el diseño e implementación de un buen código de conducta empresarial puede aumentar la competitividad de cualquier empresa, es por eso que las entidades apuestan cada vez más por su implantación para regular el desarrollo de la actividad empresarial previniendo prácticas corruptas que destruyen valor y dañan su imagen.

La vida interna de las entidades se rige por códigos de conducta basados en sus propios principios y valores. Es por esto que se hace necesario la creación de códigos específicos para cada empresa, pero para ello hacen falta unos conocimientos y habilidades que garanticen la excelencia de nuestro programa de compliance y código ético, un organismo de supervisión y control que se asegure que esos mecanismos funcionan correctamente.

La ética empresarial garantiza la responsabilidad de la empresa, su calidad y la satisfacción del cliente; ganando la confianza en los mercados y mejorando su imagen externa.

El nuevo paradigma empresarial obliga a las empresas españolas a replantearse todos los días qué hacer y cómo actuar.  La autocrítica diaria es obligada si las corporaciones quieren estar preparadas para competir y recuperar la credibilidad de clientes, partners, proveedores y de la sociedad en general.

Además de ofrecer un producto/servicio con una propuesta de valor que satisfaga las expectativas y necesidades del cliente, las empresas deben realizar importantes esfuerzos en preservar su honestidad y en articular mecanismos corporativos que garanticen y defiendan sus valores corporativos.

Lo que hasta ahora era una cuestión de imagen para algunas empresas y de obligado cumplimiento para las cotizadas, se convertirá en un "must generalizado" para todas las empresas españolas, grandes y pequeñas, con la inminente aprobación de la Reforma del Código Penal en 2014.

A partir de ahora el Código Etico Corporativo se convertirá en herramienta de referencia y pilar de apoyo a la política de Gobierno Corporativo y el Programa de Prevención de Delitos de cualquier empresa española.


Compartir esta noticia en:


Fuente: iKN Spain  |  09/06/2014